domingo, 17 de febrero de 2008

Una vieja cartera





Es de un compañero de trabajo. Está vieja, agrietada y descolorida, pero justamente es eso lo que la hace especial de las demás (no hay buen curtido que no quede en perfecto estado con una buena hidratación de grasa de caballo por ejemplo). Además de haber sido heredada de padre a hijo una vez se ha jubilado

Es magnífico el ver como ciertos accesorios (relojes, carteras, trajes) pasan de una generación a otra con un toque especial: el de el paso del tiempo y experiencias vividas.
Detalle original: el cierre envolvente de la solapa, cierra de abajo a arriba, al contrario del de la mayoría de carteras.